La Gaceta del Opositor

Año XXXI · Número 4457
Miércoles, 20 de junio de 2018
Home Consultorio Consultas resueltas Proceso de consolidación en un Ayuntamiento

Proceso de consolidación en un Ayuntamiento

E-mail Imprimir PDF

Pregunta:

Hola, me voy a presentar a un concurso-oposición de un ayuntamiento (3 plazas de aux. administrativo) en el cual ya me han dicho que tengo derecho a presentarme al examen, pero que lo han hecho con la intención de dar las tres plazas a personas que están interinas, les dan mogollón de puntos por los años que están allí trabajando, pero imagino que aunque tengan muchos puntos por el hecho de trabajar allí, pienso que el examen lo deben aprobar, no?

El anuncio dice exactamente que es para la consolidación de empleo temporal. Bueno, ya he leido que esta manera de hacerlo es legal.

Gracias.

Salvador Bayarri

Respuesta:

Sí, como ya hemos dicho en esta Sección, la consolidación de empleo es legal. También es cierto lo que dices, que a los interinos les dan muchos puntos, por lo que se dificulta la entrada de opositores sin puntos.

Ahora bien, los interinos no siempre "aprueban de calle", sino que tienen que "dar la talla"; es decir, tienen que aprobar todos los exámenes que se les propongan. Y, además, que la suma de los puntos que obtengan en la oposición, más los del concurso, superen los puntos que obtengan los demás opositores. Y esto, aunque en principio parezca fácil, no siempre lo es.

Por ejemplo, hace tres años se produjo la única consolidación de empleo a nivel estatal para Secretarios-Interventores de la Administración Local, con las siguientes carecterísticas:

Número de plazas convocadas: 100.

Sistema: concurso-oposición libre.

1. Fase de oposición

Dos ejercicios, ambos eliminatorios.

Primer ejercicio: Cuestionario tipo test de 40 preguntas sobre las materias del Programa. Calificación: de 0 a 40 puntos, siendo necesario obtener un mínimo de 20 puntos para superarlo y acceder al segundo ejercicio.

Segundo ejercicio: Resolución de un caso práctico, entre dos propuestos por el Tribunal, relacionado con los temas del programa. Calificación: de 0 a 60 puntos, siendo necesario obtener un mínimo de 30 puntos para superarlo.Una vez superados los dos ejercicios, la calificación final de esta fase fue la resultante de sumar las puntuaciones obtenidas en los dos ejercicios.

2. Fase de concurso

En esta fase se valoraron, hasta un máximo de 45 puntos, los siguientes méritos:

a) Servicios efectivos prestados en puestos reservados a la Subescala de Secretaría-Intervención de la Escala de funcionarios de Administración local con habilitación de carácter nacional en las Entidades Locales del territorio del Estado: un máximo de 40 puntos, de acuerdo con la siguiente progresión:

5 años: 10 puntos;  6 años: 20 puntos;  7 años: 30 puntos;  8 años o más: 40 puntos.

b) Cursos de formación y perfeccionamiento: Por la realización de cursos impartidos por centros oficiales de formación, un máximo de 5 puntos.

¿Qué deducimos de todo lo anterior?

En primer lugar, que los opositores "de la calle" lo tenían muy complicado, puesto que a lo máximo que podían aspirar es a 85 puntos (40 en el primer examen, 40 en el segundo y 5 por cursos de formación). Esto haciéndolo todo a la perfección, cosa que, como comprenderás, es muy difícil en la práctica.

En sentido contrario, que los Secretarios-Interventores interinos lo tenían "chupado". A los que tenían 8 o más años de servicios prestados (y había muchos) les bastaba con aprobar por los pelos los dos exámenes (40 puntos), que sumados a los 40 por servicios y a los 5 por cursos de formación, ya tendrían los mismos 85 puntos máximos que podían sacar sus contrincantes sin experiencia.

Pues bien, por difícil que parezca, y a pesar de que se presentaron más de 1.000 interinos, hubo bastantes opositores sin puntos que obtuvieron plaza. Y eso que se presentaron muy pocos opositores sin puntos, precisamente por lo desalentador que resultaba para ellos el sistema de puntuación.

Moraleja: en los procesos de consolidación no todo es blanco ni negro. Siempre hay tonos grisáceos a través de los cuales los opositores de la calle pueden lograr sus propósitos.

Carlos Azorín