La Gaceta del Opositor

Año XXXI · Número 4457
Miércoles, 20 de junio de 2018
Home Consultorio Consultas resueltas Analogías y diferencias entre el cheque y la letra de cambio

Analogías y diferencias entre el cheque y la letra de cambio

E-mail Imprimir PDF

ANALOGÍAS Y DIFERENCIAS ENTRE EL CHEQUE Y LA LETRA DE CAMBIO
Pocas analogías pueden encontrarse entre la letra de cambio y el cheque, a no ser la de que ambos son títulos-valores, la letra de cambio emitida siempre a la orden, admitiendo el cheque la emisión a la orden, en forma nominativa y al portador.

Las diferencias entre ambos documentos sí son notables. Así:

  1. La letra es, generalmente, un instrumento de crédito, aunque en sus orígenes fuera un instrumento de pago, y aun cuando subsista esta función todavía en el tráfico internacional. Por el contrario, el cheque no es ni debe ser un instrumento de crédito, sino un instrumento de pago. Por eso se dice, con razón, que quien pone en circulación una letra de cambio necesita dinero, mientras que quien pone en circulación un cheque tiene dinero (aunque ésta es una verdad a medias, porque en muchas ocasiones el librador emite una letra de cambio para asegurarse el cobro, al tener el documento fuerza ejecutiva). En definitiva, la misión fundamental del cheque es sustituir el pago de billetes de Banco, haciendo las veces de dinero efectivo, lo que no ocurre en nuestros días con la letra de cambio.
  2. El cheque es pagadero a la vista, mientras que la letra puede no serlo (y lo normal es que no lo sea), por haber sido emitida a una fecha determinada o a un plazo contado desde la vista o desde su creación.
  3. Los cheques no se aceptan por el librado. En las letras no aparece la obligación de pago hasta que no son aceptadas por aquél.
  4. Para emitir un cheque se exige la previa provisión de fondos en poder del librado, cosa que no ocurre con la letra de cambio, dado que la provisión puede hacerse con posterioridad a la fecha de su creación.
  5. En la letra existe la «cláusula valor»; en el cheque, no.
  6. La letra de cambio tiene que estar extendida en papel timbrado; el cheque, no.