La Gaceta del Opositor

Año XXXI · Número 4490
Lunes, 23 de julio de 2018
Home Varios Noticias curiosas El último truco de Mourinho, el número 1 de todas las promociones

El último truco de Mourinho, el número 1 de todas las promociones

E-mail Imprimir PDF

A finales de los años 90 y principios de la década de los 2000, realizadores como Night Shyamalan (El sexto sentido) y Christopher Nolan (Memento) hicieron renacer el género de películas llamadas en inglés “Movies Twist ending”, películas con un final sorprendente.

Alfred Hitchcok  fue uno de los primeros con “Psicosis” (1960) en presentar una película donde nadie se esperaba al desenlace final. De hecho, al comienzo de la proyección, se pedía al espectador de no revelar nada de lo que sucediera durante la película a sus conocidos.

En el final de la etapa de José Mourinho con el Real Madrid, existieron varios “Twist finales” desconocidos, que les voy a desvelar a continuación. Les pediré también que guarden estos secretos para ustedes.

Silencio, apaguen los móviles, la película empieza.

Semifinal de la Copa de Europa

El Real Madrid acaba de caer eliminado contra el Borussia Dortmund. Diego López está hundido por la eliminación del equipo. Pese a sus excepcionales actuaciones el futuro pinta negro para el portero. No quedan dudas de que José Mourinho, al no ganar la décima, se marchará al final de la temporada. En ese instante, el guardameta gallego sabe que su etapa en el club de la capital está finalizada. No puede competir y resistir solo a la presión contra la prensa y el fervor popular a favor de Iker Casillas. El guardameta sale cabizbajo del vestuario mientras los alemanes festejan la calificación. En ese instante, una mano en su hombro le detiene. El gallego siente el aura del portugués. Mourinho posa sus manos en los hombros de su portero titular y  lo mira a los ojos. Es una mirada profunda y segura. Su entrenador le dice una única y solitaria frase:

Diego, eres el mejor guardameta del mundo

Se intercambian una última mirada cuando Mourinho se marcha en dirección del vestuario alemán para felicitar a los jugadores rivales.

El gigante de 1m96 se siente ahora el hombre más seguro del mundo. Está convencido y tiene la firme intención de seguir en el Real Madrid y luchar por el puesto de titular. En ese momento se acerca un periodista, Diego responde a sus preguntas:

Mourinho ha sido el entrenador que más ha confiado en mí en toda mi carrera. Le agradezco muchas cosas…”.

 

m01

 

Horas después, Mourinho busca a Pepe, que es de los últimos en salir del Bernabéu. Está solo, visionando las imágenes diferidas del partido en un salón VIP. El entonces entrenador del Madrid se sienta a su lado y murmura a la oreja del defensa madridista: “Escúchame atentamente, son mis últimos días en Madrid y te voy a pedir que hagas exactamente lo que te diga en los próximos días, de esa manera, te dejaran tranquilo…es la única manera…”

Mientras escuchaba atentamente el plan del futuro entrenador del Chelsea, las lágrimas caían de los ojos de la “bestia”. Pepe le contesta entonces temblando: “No puedo hacer tal cosa, no a usted, es imposible…

Unos días después Pepe cumplió con la orden del Míster y delante de los micrófonos soltó la bomba: “Iker Casillas es una institución y Mourinho debe  tener un poco más de respeto…

El plan funciono de maravilla. Pepe ya no era un asesino. La persecución de los medios se terminó ese mismo día.

 

m02

Ghana, 1982

Nace el pequeño Mickael en Accra. Su padre le abandona cuando aún es un bebé. 31 años después, en el último partido de liga, el pequeño Mickael juega con el Real Madrid el último partido de la temporada y marca el segundo gol contra el Osasuna. El ghanés se lo dedica a su entrenador, José Mourinho.

Papa, este gol es para ti

Mourinho le replica: “Hijo, te espero en Stamford Bridge

 

m03

 

A modo de conclusión

Los últimos trucos de José Mourinho fueron convertir al portero suplente del Sevilla en el mejor guardameta del planeta, transformar una bestia en la “bella” para los medios y ser el padre que nunca tuvo el pequeño ghanés.

Adiós a Valdebebas

Mourinho toma su último café en la Cuidad Deportiva, deja las llaves de Valdebebas al conserje, lo abraza y sale de la oficina. Su cara esta partida por las hostias recibidas defendiendo a su Madrid, el corazón herido, tocado y anda cojeando de los números golpes recibidos por la prensa.

Como Keyser Söze en la película de “Usual Suspect”, mientras camina hacia su coche, su pierna para lentamente de cojear para tomar una andadura firme, su rostro se cicatriza a cada paso que da y su corazón bate madridismo más fuerte que nunca.

Mourinho se detiene unos segundos antes de subirse en su Audi Q7. Se da la vuelta y mira una última vez los campos de entrenamiento, respira Madrid, siente el escudo y sonríe. En su mente repasa todos los buenos momentos vividos en el Santiago Bernabéu y en ese preciso instante se puede leer en sus labios la siguiente palabra: “Volveré

Realizador: @algun_hechicero

Producción:  @elminuto7