La Gaceta del Opositor

Año XXXI · Número 4737
Miércoles, 27 de marzo de 2019
Home Admon. del Estado Notarios y Registradores Perfil de los nuevos Registradores de le Propiedad: mujer, de 29 años, que ha preparado la oposición durante seis

Perfil de los nuevos Registradores de le Propiedad: mujer, de 29 años, que ha preparado la oposición durante seis

E-mail Imprimir PDF

Los 45 nuevos Registradores de la Propiedad y mercantiles de la última promoción, 27 mujeres y 18 hombres, han jurado o prometido sus cargos y recogido sus títulos de manos de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, en un acto en el que también han participado la decana del Colegio de Registradores, María Emilia Adán, y el director general de los Registros y del Notariado, Pedro Garrido.

En su intervención, la ministra Dolores Delgado ha destacado que “en pleno siglo XXI, y ante una Justicia cuyo principal reto es la modernización, la institución registral es un referente tecnológico, símbolo de innovación y modelo jurídico. Lo que la convierte en un instrumento muy eficaz para la cooperación de los proyectos impulsados de la Unión Europea”.
La decana María Emilia Adán se ha dirigido a los nuevos registradores para decirles que “estáis llamados a colaborar en la construcción del Estado social y democrático de derecho, a través del principio de seguridad jurídica preventiva”. Adán les ha recordado que “hoy asumís una gran responsabilidad, los ciudadanos han confiado en vosotros la prestación de un servicio público esencial, que fundamenta la prosperidad en igualdad”. Además, la decana ha señalado que “a partir de ahora, sois funcionarios públicos y como tales, tenéis el deber de la ejemplaridad. Esta ejemplaridad es vuestra responsabilidad y vuestro deber. Habéis jurado o prometido cumplir las obligaciones del cargo que comprende todas y cada una de las exigencias de las normas que nos conciernen”.
En representación de los nuevos registradores, José Miguel Coll Rodriguez, número uno de la promoción y a quien le ha sido impuesta la Cruz de San Raimundo de Peñafort, ha subrayado la vocación de servicio público con la que acceden al cargo y ha trazado los objetivos de futuro en “el cultivo y fomento del prestigio de la carrera; la cooperación con otras instituciones y autoridades públicas; la colaboración con otros sistemas registrales de la  Unión Europea y de los países hispanoamericanos y, en general, la mejora, actualización y perfeccionamiento de las funciones que el ordenamiento nos asigna, poniendo en ello todos los medios al servicio de los derechos de la ciudadanía y del interés general”.
El perfil de los nuevos registradores
El perfil medio de los nuevos miembros del cuerpo de registradores responde a una mujer de 29 años, que ha preparado la oposición durante casi seis años y ha logrado la plaza en segunda convocatoria. Además presenta un nivel medio/alto de inglés como primer idioma extranjero en nueve de cada diez opositores y, como segundo idioma, el francés, siendo marginales los estudios de alemán, italiano u otros.
Así, de los 45 nuevos registradores, 27 son mujeres (60%) y 18 hombres (40%), coincidiendo ambos géneros en la edad media: 29 años. Los de menor edad fueron tres aspirantes con 25 años y el de mayor edad fue un opositor de 38 años. Dos de cada tres opositores tenían una edad inferior a 30 años.
En cuanto al esfuerzo necesario para obtener la plaza, hombres y mujeres tardaron una media de 5,7 años en prepararse, oscilando dicho periodo entre tres y doce años. De forma mayoritaria comenzaron la preparación inmediatamente después de finalizar sus estudios universitarios. De media han superado la oposición en la segunda convocatoria a la que se han presentado, aunque uno de cada tres lo ha conseguido en la primera convocatoria.

En su intervención, la ministra Dolores Delgado ha destacado que “en pleno siglo XXI, y ante una Justicia cuyo principal reto es la modernización, la institución registral es un referente tecnológico, símbolo de innovación y modelo jurídico. Lo que la convierte en un instrumento muy eficaz para la cooperación de los proyectos impulsados de la Unión Europea”.

La decana María Emilia Adán se ha dirigido a los nuevos Registradores para decirles que “estáis llamados a colaborar en la construcción del Estado social y democrático de derecho, a través del principio de seguridad jurídica preventiva”. Adán les ha recordado que “hoy asumís una gran responsabilidad, los ciudadanos han confiado en vosotros la prestación de un servicio público esencial, que fundamenta la prosperidad en igualdad”. Además, la decana ha señalado que “a partir de ahora, sois funcionarios públicos y como tales, tenéis el deber de la ejemplaridad. Esta ejemplaridad es vuestra responsabilidad y vuestro deber. Habéis jurado o prometido cumplir las obligaciones del cargo que comprende todas y cada una de las exigencias de las normas que nos conciernen”.

En representación de los nuevos Registradores, José Miguel Coll Rodriguez, número uno de la promoción y a quien le ha sido impuesta la Cruz de San Raimundo de Peñafort, ha subrayado la vocación de servicio público con la que acceden al cargo y ha trazado los objetivos de futuro en “el cultivo y fomento del prestigio de la carrera; la cooperación con otras instituciones y autoridades públicas; la colaboración con otros sistemas registrales de la  Unión Europea y de los países hispanoamericanos y, en general, la mejora, actualización y perfeccionamiento de las funciones que el ordenamiento nos asigna, poniendo en ello todos los medios al servicio de los derechos de la ciudadanía y del interés general”.

El perfil de los nuevos Registradores

El perfil medio de los nuevos miembros del cuerpo de Registradores responde a una mujer de 29 años, que ha preparado la oposición durante casi seis años y ha logrado la plaza en segunda convocatoria. Además presenta un nivel medio/alto de inglés como primer idioma extranjero en nueve de cada diez opositores y, como segundo idioma, el francés, siendo marginales los estudios de alemán, italiano u otros.

Así, de los 45 nuevos Registradores, 27 son mujeres (60%) y 18 hombres (40%), coincidiendo ambos géneros en la edad media: 29 años. Los de menor edad fueron tres aspirantes con 25 años y el de mayor edad fue un opositor de 38 años. Dos de cada tres opositores tenían una edad inferior a 30 años.

En cuanto al esfuerzo necesario para obtener la plaza, hombres y mujeres tardaron una media de 5,7 años en prepararse, oscilando dicho periodo entre tres y doce años. De forma mayoritaria comenzaron la preparación inmediatamente después de finalizar sus estudios universitarios. De media han superado la oposición en la segunda convocatoria a la que se han presentado, aunque uno de cada tres lo ha conseguido en la primera convocatoria.

Fuente: Registradores de España